"... apasionados de la palabra, de los sentimientos... De todo aquello que hace que la vida sea mejor. Con gusto mediador"
Hola:
Somos Sebastián García y Carmen Sánchez, y en esta segunda etapa de nuestras vidas surge la idea de crear "Con Actitud y Media". Psicólogo y abogada que tienen como nexo en común la pasión por la mediación, la ilusión de hacer que la vida sea mejor con la palabra y la cultura del acuerdo.
Este es nuestro momento de "desaprender para aprender", como tantas veces nos ha dicho nuestro querido Javier Alés Sioli, y nos encantaría compartirlo con todos vosotros, con toda la ilusión del mundo. Intentaremos desde una frase diaria, comentar, contar... reflexionar en definitiva para hacer que "cada día cuente". Contaros también nuestros logros y nuestros avatares. Os esperamos.

jueves, 24 de noviembre de 2016

24 de noviembre de 2016
La locura del Black friday



Es una de las pocas veces que se utiliza la palabra Black (negro) para algo bueno, ¡ya era hora! 
Eso es lo que pensé en un principio, y la verdad es que me extrañó. Cuando empecé a indagar en su significado, entonces lo comprendí.
Este día se celebra el día siguiente al cuarto jueves de noviembre, es decir después del día de Acción de Gracias en Estados Unidos.
¿Pero por qué este nombre? 
Bueno, el llamado "viernes negro" lo empezaron a utilizar los agentes de policía en Filadelfia para expresar cómo se encontraba el tráfico, tanto de personas como de vehículos, el día después de Acción de Gracias. Después más tarde este nombre se popularizó en el resto de estados.
También existe una explicación alternativa que es la de que las cuentas de los comercios pasaban de estar en números rojos a estar en números negros por la gran cantidad de compras que se hacía.
En fin, ya provenga este día de uno u otro significado,el caso es que aquí en España también lo hemos hecho nuestro, y no por un día, en algunos casos por dos o tres.
Aunque empezó principalmente en ámbitos de compras on line, se ha ido extendiendo y son cada vez más los comercios que se han sumado a esta celebración.
Hay gente a la que le parece estupendo esta iniciativa, ya que ayuda a los comerciante a salir un poco de esta crisis económica  y a los mismos consumidores que aprovechan para hacer las compras navideñas.
Pero como tiene que haber de todo, los críticos de la misma argumentan que es una forma de incentivar al consumismo incontrolado, así como que los comerciantes "inflan" los precios días antes para después bajarlos, estableciendo una publicidad engañosa.
¡Allá cada cual!
Lo que si es cierto es que en EEUU sobre todo se dan anécdotas más de películas de terror que de risa. Gente arrollada en una cola al entrar en uno de los comercios, personas durmiendo en las calles varias noches para entrar los primeros....
Mañana nos enfrentamos a este gran día. Os dejo unos consejillos para salir lo más airosos que podamos:
1. Paciencia.
2. Educación.
3. Respeto.
4. Sentido común.
El que no crea que puede con todo esto, mejor que se quede en casa y haga las compras por Internet, es más cómodo, pero seguro que no es tan divertido.
¡Buen viernes y que la suerte os acompañe!


jueves, 17 de noviembre de 2016

17 de noviembre de 2016
¿Por qué hay tanta turba?




Es una pregunta que deberíamos plantearnos seria y sinceramente.
Hay turba en los colegios, en los estadios de fútbol, en las calles.....
¿Que qué es la turba? Es cuando un grupo de personas actúa de forma confusa, desordenada y generalmente violenta.
Hoy en día con los teléfonos móviles y los whatsapps se puede convocar rápidamente y sin trabajo alguno a un buen número de personas para lo que sea.
Que alguien está declarando en el juzgado , que se necesita gente para hacer bulto en una concentración, que se quiere protestar por algo, que hay que abuchear a alguien......allí va "la turba".

En algunas ocasiones en los medios de comunicación se ha podido ver como se le ha preguntado a alguien que formaba parte de esa turba el motivo de estar en ella y..... no lo sabían. El caso es tener disponibilidad de tiempo y  ganas de hacer el gamberro.
Contestándome a la pregunta que hago, yo diría que en principio los que van es porque no tienen otra cosa mejor que hacer, porque les gusta dar "caña" tanto física como verbalmente y,a lo mejor, porque necesitan pertenecer a un grupo incontrolado aunque no conozcan a nadie.
El caso es hacer ruido, pero ruido improductivo. ¡Mira que hay cosas que hacer!
Hay otra definición de turba, palabra que deriva del francés "tourbe", que alude a un combustible de color parduzco, formado por residuos vegetales petrificados con poca presencia de oxígeno, teniendo como componente principal el carbono. Al quemarse, la turba ocasiona un humo muy denso. La que se fabrica con estiércol se emplea como combustible.

Leyéndola detenidamente, lo mismo vale una que otra.
¡Hay gente pa tó! Lo malo es que la gente a la que le gusta convertirse en turba y los líderes de esa turba, por lo general, son totalmente improductivos, sirven para caldear el ambiente, ocasionando mucho humo para no dejar ver la realidad. Y como dice la propia definición, como está elaborado con estiércol, hueleeeeeee.
Que corra el aire, que para calentamiento ya están los calefactores, y esos sí que son necesarios ahora.

Buena semana y como decía Churchill, seamos optimistas, no parece muy útil ser otra cosa.

lunes, 7 de noviembre de 2016

7 de noviembre de 2016
¿No ofende quien quiere sino quien puede?

No hace mucho algunas feministas levantaron su voz para decir que hay ciertos gestos y actitudes que atentan directamente contra nuestra integridad como mujeres y como seres humanos. Por ello el "piropo" tenía que ser erradicado, y las mujeres no permitir ser piropeadas por los hombres.
En ese momento, ya hace dos años, escribí un artículo titulado "El Piropo", donde me hacía eco de ello. Donde lo defendía utilizando el sentido común para no etiquetar directamente como acosadores a todo el que se atreva a piropearnos.
Ahora dos años después, y harta de escuchar tantos insultos, descalificaciones y ataques a las mujeres, casi que reivindicaría su vuelta.
Escudados en la libertad de expresión, muchos aprovechan para decir verdaderas infamias, barbaridades, soeces..... y siempre o casi siempre, a mujeres. Y lo malo de esto es que esos insultos no solo proceden de bocas masculinas, aunque sean la mayoría, sino que en gran número proceden de las propias mujeres.
¿Sexismo y racismo están en la misma línea?, yo diría que sí.
Ahora con las elecciones americanas hemos podido escuchar la mayor cantidad de insultos hacia la mujer profesados por uno de sus candidatos hombre. Si, del Sr. Trump, al que no voy a descalificar y no por falta de ganas, y de merecimiento.
"Mala zorra, furcia, hija de puta, sinvergüenza......", no, queridas lectoras,  no os estoy insultando. De verdad que no. Y no lo digo yo, de verdad, que lo dice una Jueza, con más inri con competencia en materia de violencia de género, 
Según esta Señora Jueza, a la que tampoco entro a descalificar, no son palabras "gravemente ofensivas", si no que se encuentran dentro del derecho a la libertad de expresión, aunque se trate de un "lenguaje soez".
Hace unos meses y de boca de un Secretario General de uno de nuestros partidos políticos, Podemos, el Sr. Iglesias, dijo de una periodista, que "la azotaría hasta que sangrara", pero eso seguro que tampoco es nada grave.
Si entras en twiter, el mejor medio para insultar, entonces te mueres directamente. "Foca, obesa, muérete"(por ganar unos kilos después de un embarazo una periodista); "apesta, basura de feminista", o "payasa, puta, parásita lesbiana....", entre otros muchos.
Tal como dicen algunos especialistas, "la forma tradicional de isultar a las mujeres es atacándolas en lo que en una sociedad tradicional más valor da a una mujer: su belleza y su pureza y castidad".
Esto habrá que atajarlo, no dejar que se siga viendo como normal y habitual en la sociedad. No entrar en ese discurso de descalificaciones y llevarlo por los cauces que hagan todavía más daño, por los legales
Hay una sola cosa que me consuela, y es que si el insultado pierde y sufre, el insultador también lo hace. Pierde mucho más, pierde su humanidad, que es lo que en definitiva nos caracteriza, y  no la riqueza, el sexo, la raza o la religión.
Buena entrada de mes, y si hay algo por lo que me siento orgullosa de ser mujer es por todo lo que hemos conseguido. No dejemos que esto se pierda y para ello no se nos olvide que "no insulta el que quiere sino el que puede". ¡No les dejemos!