"... apasionados de la palabra, de los sentimientos... De todo aquello que hace que la vida sea mejor. Con gusto mediador"
Hola:
Somos Sebastián García y Carmen Sánchez, y en esta segunda etapa de nuestras vidas surge la idea de crear "Con Actitud y Media". Psicólogo y abogada que tienen como nexo en común la pasión por la mediación, la ilusión de hacer que la vida sea mejor con la palabra y la cultura del acuerdo.
Este es nuestro momento de "desaprender para aprender", como tantas veces nos ha dicho nuestro querido Javier Alés Sioli, y nos encantaría compartirlo con todos vosotros, con toda la ilusión del mundo. Intentaremos desde una frase diaria, comentar, contar... reflexionar en definitiva para hacer que "cada día cuente". Contaros también nuestros logros y nuestros avatares. Os esperamos.

jueves, 25 de mayo de 2017

¿Generación Blandiblud?

25 de mayo 2017
¿Generación Blandiblud?





Hay un anuncio en la radio que promociona un viaje a un parque temático en el extranjero donde un niño empieza a cantar el cumpleaños feliz y la madre, al darse cuenta de lo que está insinuando, le dice que irán y celebrarán allí toda la familia el cumpleaños.
Podíamos decir que es un anuncio normal, una forma de dar publicidad y atraer la atención tanto de niños como de adultos.
Lo extraordinario lo escuché en el programa de Carlos Herrera donde un señor dejó en el contestador del mismo una queja sobre este anuncio, alegando  que hay muchos padres que no pueden permitirse el lujo de ir a ese sitio y que los niños pueden verse frustrados al escucharlo, por lo que deberían prohibirlo.
Perplejos se quedaron los del programa y perpleja me quedé yo.


¿Quitar las piedras del camino para que tu hijo no se caiga, o enseñarlos a esquivarlas y a levartarse en el caso de que lo hagan?
De esta forma, los feos no querrán ver anuncios de guapos, los gordos de delgados, los parados de trabajadores……..
¿Qué generación es la que queremos?
El profesor Alfonso Aguiló, en su libro “Educar el carácter”, dice que cuando una familia no quiere que sus hijos pasen por lo que ellos pasaron, la sociedad se vuelve más cómoda, blanda y menos esforzada.
El carácter, eso es en lo que deberíamos centrarnos. Hacerles ver que la fuerza de voluntad y el poder de la perseverancia, más que la inteligencia, es lo que hace a las personas con éxito.
Me encanta el lema que tiene una de las cadenas de colegios de EEUU, KIPP, “trabaja duro y se amable”, creo que lo resume muy bien.
Enseñar humildad mientras se disfruta del éxito y capacidad de recuperación en el fracaso. ¡Que difícil pero que útil! 
Victoria y fracaso, dos impostores a los que hay que tratar de igual forma.

¿Traumas? En vez de enseñarles a indignarse tanto, enseñarles a echarle valor, a actuar en consecuencia cuando se sabe lo que está bien y lo que está mal y a tener coraje. Seguro que habría menos niños llorando por lo que no pueden conseguir ya que estarán luchando por lo que si pueden hacer.

Buena semana, y si os apetece leer el poema de Rudyard Kipling, "If", simplemente perfecto.

14 comentarios:

  1. Como escucho al Herrera también, escuché lo que dejó un padre en el contestador en relacion con ese anuncio, y......sin palabras.
    ¡Habrá anuncios!
    Desde luego prohibitivos para mi, a montones, ni coches, ni viajes, ni casas estupendas, joyas......que los quiten todos porque como yo no me lo puedo permitir, jajaja.
    En fin, no más comentarios.
    Besos y, ¡último jueves de mes!, que no lo has dicho.

    ResponderEliminar
  2. El poema de Kipling, ¡fantástico!
    "Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
    y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
    y perder, y comenzar de nuevo por el principio
    y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;".
    No tiene desperdicio, ese sería el anuncio.
    Terminando mayo guapísima, y más calorrr.
    nº 1

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo.
    Cuando me reúno con madres del colegio, me da hasta cosa de no tirarme al suelo cada vez que mi hijo se cae y se levanta solo. Es que me miran hasta mal.
    Que lo piensen los padres, ¿toda la vida van a estar detrás para levantarlos o para que no se caiga?, ¿no es mejor enseñarles a levantarse una y otra vez ellos solitos?
    Yo lo veo así, y actúo en consecuencia, el día de mañana mis hijos podrán andar solitos sin su madre.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Es así, y la culpa la tenemos en gran medida los padres que parece que estamos criando hijos de cristal. De padres frustrados salen hijos frustrados, ya que no les dejan crecer.
    A mi tampoco me gustaba el "moco verde" que se pegaba a todo y siempre estaba sucio, jajjaja.
    Un beso corazón.

    ResponderEliminar
  5. Hacer ver a los niños que con esfuerzo se consiguen las cosas, y aprender a ganar y a perder, son cosas fundamentales para crecer.
    En mi trabajo lo veo todos los días, pero es en casa donde tienen que empezar a trabajar en ello.

    ResponderEliminar
  6. La frustración no es otra cosa que una respuesta emocional a las expectativas no cumplidas, y de ahí la ira, la impotencia.
    El que en los colegios no se quiera merecer al que vale porque se frustre el que no vale, o no poner ceros, o exigir menos.....eso lo que hace es crear personas que a lo largo de su vida van a estar frustradas por un cosa o por otra. Siempre habrá alguien mejor que tú, lo que hay que aprender es a sacar lo mejor de cada uno y darse cuenta que no pasa nada, que cada cual vale para lo que vale, pero luchando. "Trabajando duro y siendo amable", como decía el lema de ese colegio.
    Un beso, buen artículo.Miraré el poema.

    ResponderEliminar
  7. Antes se le reñía en la calle a un chiquillo y te hacía caso con respeto. Ahora temes llamarle la antención a alguno.
    Si los propios padres no les enseñamos a los niños a ver lo que está bien y lo que no, entonces es cuando creamos una generación a la que en el momento en el que se le dice algo, estalla. La vida está llena de baches, y hay que aprender a esquivarlos, pero no por eso vamos a dejar de pasar por ellos.
    Un beso y buen día.

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo que hay que dejar que los hijos se caigan, tropiecen, se equivoquen etc...Esto hara que aprendan y enriquezca su crecimiento como personas. Aprender de los errores y las
    barreras que les pone la vida modelara su caracter y su personalidad y esto dirigira sus vidas el dia de mañana.
    El problema es que no solo se les ayuda a levantarse cuando se caen, lo cual ya les hace mas debiles sino que ni siquiera dejamos que caigan, nos anticipamos a la caida lo cual los hace mas debiles todavia. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una de nosotras es más protectora que la otra con sus hijos, sin embargo, ambas coincidimos en no dar margen ninguno a las tonterías, los caprichos y las falsas frustraciones. Aun así, tienen que enfrentarse a menos retos que los que teníamos nosotras, cuando la mayoría tenía que sacarse casi todas las castañas del fuego para avanzar...

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  10. "Cria hijos sin límites y te sacarán los ojos". Un artículo que leí hace poco lo decía, y en no poner límites ni decir que no, como algo a lo que hoy en día tiene miedo los padres.
    Yo soy de las que me gusta una educación donde los padres ejerzan de padres, que sepan enseñar en valores, y dejar que los hijos aprendan a andar por la vida sin tantos algodones.
    Un beso Carmen y buen finde.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Totalmente de acuerdo, me ha gustado mucho la entrada y todo lo que dices tienes razón, para aprender hay que levantarse con las piedras que trompiezas jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el poema de Kipling. Merece la pena leerlo.
    Buena reflexión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pertenezco a esta generación, y me fastidia. Puede que yo no sea así, pero la gente con la que me rodeo si. Y la "culpa" es más de los padres que nos tienen entre algodones. Chicos que no se atreven a hacer determinadas cosas por no fracasar, a declararse a una chica por si le dice que no.....
    Envidio la generación de mis padres en muchos sentidos, y yo lucho por ser así, y algunos de mi entorno, pero no son la mayoría por desgracia.
    Me ha gustado el poema, lo tendré presente a diario.
    Te sigo de ahora en adelante.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  14. La fuerza de voluntad y el tesón son dos fortalezas con las que te comes el mundo. Hay que enseñar a nuestros hijos que lo importante es aprender a levantarse, y por supuesto a saber perder con educación.
    Yo lo tengo claro, y en mi vida es lo que la ha marcado.
    Buen lunes.

    ResponderEliminar